Elipses de MacAdam

Las elipses de MacAdam están relacionadas con la uniformidad del color de una fuente de luz (sea LED o no). Asi que, antes de nada, definiremos a qué nos referimos con la temperatura de color.

La temperatura de color de una fuente de luz nos indica si emite una luz cálida, neutra o fría. La temperatura de color se obtiene de la temperatura de un perfecto radiador de Planck que irradia luz de una apariencia similar a la de la fuente de luz. Se mide en unidades de temperatura absoluta: Kelvin (K). Así, tenemos un espectro muy amplio, desde temperaturas cálidas 2700K, a temperaturas frias 6500K.

 

Entonces, ¿qué nos indican exactamente las elipses de MacAdam?

Estas elipses nos informan sobre el nivel de variación del color posible en estos ejes antes de que el ojo humano pueda detectar algún cambio de color. Se trazan una serie de elipses alrededor de cualquier color deseado, y cuanto más cerca del objetivo se encuentre una lámpara, menos desviación de color se notará cuando estas lámparas se coloquen unas al lado de las otras en una instalación.

La distancia desde el punto deseado en cada elipse se mide en SDCM (Standard Desviation of Color Matching). Cuanto menor es el tamaño de la elipse menor desviación de color se obtendrá. De una forma general se puede decir que el ojo humano responde a la siguiente clasificación:

– 1 SDCM: No existen diferencias de color.
– 2–4 SDCM: Apenas existe una diferencia visible.
– 5 o más SDCM: Es fácilmente perceptible.

 

Puesto que actualmente, con la tecnología LED, se puede conseguir cualquier temperatura de color del espectro, es crucial conocer este valor para no tener sorpresas y conseguir la uniformidad que buscamos. En resumen, cuanto menor sea el valor que nos indica un fabricante, más fiable será la temperatura de color de sus luminarias.